Blogia
Blog del Padre Mario Ortega

La conversión: abrir el corazón a Cristo.

La conversión: abrir el corazón a Cristo.

Comienza la vida pública de Jesús. Comienza por los lugares y ciudades sobre los cuales Isaías ya había profetizado como testigos de la gran luz que se iba a hacer sobre ellos. Jesús es la Luz. Y comenzó a predicar con el mismo mensaje que había dejado Juan: "Convertíos, porque está cerca el Reino de Dios". La salvación comienza por la conversión; comienza desde el momento que disponemos nuestro corazón para que la Luz de Cristo entre en él. Ya está cerca el Reino de Dios ¡es Cristo mismo, que ya está entre nosotros!

La conversión a Cristo nos abre un horizonte insospechado. ¡Estamos tan acostumbrados a convivir con nuestro sufrimiento, nuestro pecado y debilidad, con las injusticias que nos rodean... que el descubrimiento de un Dios hecho hombre que entra en nuestro corazón y nos da plenitud de vida y de amor supone en nosotros todo un cambio de esquemas. Es la conversión.

Pero esa conversión, acontecimiento íntimo y personal, es sin embargo algo que hay que compartir. De ahí que Jesucristo nos llame, como hizo con los doce, a ser sus apóstoles.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres